sábado, 12 de septiembre de 2009

La peonza, el yo-yo, los fascículos y El País

Cada año, con rigurosa puntualidad, El País publica (12-09-09) algún reportaje sobre los idiomas, léase el inglés. En esta ocasión:

La Universidad europea ya habla inglés. ¿Y el alumno?

En España el inglés es a los idiomas lo que las bicicletas al verano. Cada cosa a su tiempo y el inglés -los idiomas, naturalmente- tiene el suyo.

No se trata sólo de quejarnos de quien al menos se ocupa de algo tan evidente como la vigencia del inglés como lengua franca y del retraso -dicen que idiosincrático- de los españoles en su conocimiento y uso.

Está bien remover las conciencias -más aún en tiempos de crisis- respecto a lo que nos falta para ser más competitivos. Está bien siempre que no se convierta en algo tan ritual como el mazapán o el tic involuntario.

Ritual porque parece que sólo machaca las conciencias en el mes de septiembre, cuando se renueva el ciclo. Es curioso, por el contrario que los dos textos periodísticos que se citan en el reportaje de El País -Everyone is talking the talk y The Language of Competition- se publicaron en The Times Higher Education el 22 de enero de este año. Curioso constatar el contraste de los ciclos vitales e informativos.

Ritual también porque desgraciadamente El País casi siempre nos ignora -en el sentido "ignore" del inglés. Los que eso escriben llevan años entrando a ese capote desinformado de El País con cartas a su dirección. Este año hemos decidio excusar el ritual: ¿para qué? Los adultos de España cuando necesitan aprender idiomas tienen una opción inmediata: las Escuelas Oficiales de Idiomas. Ya nos conocen, afortunadamente.

Después de los años hemos entendido que los adultos españoles no van a acordarse de nosotros gracias a reportajes de El País, El Mundo, ABC u otros medios. Saben que estamos ahí y que nos encanta tenerlos en nuestras aulas. Nuestro entusiasmo es precísamente sentirnos profesores de adultos que necesitan de nuestros servicios.

La lectura del reportaje de El País y de las dos piezas periodísticas del periódico The Times es, a pesar de todo, lectura seria que no hace más que incidir en un mediterráneo ya conocido: el mundo económico necesita atajos prácticos para hacer negocios, como los otros mundos y eso debiera ser razón más que suficiente para que los gobiernos de los países facilitaran ofertas educativas en los idiomas. Ofertas educativas -he aquí nuestra insistencia- que sirvan eficazmente a toda la población: niños, jóvenes y adultos.

Se trata de que con las expectativas de vida actuales quien más necesita re-formarse (entiendan el chiste fácil: queremos evitar lo del "reciclarse" porque huele) es el adulto y no necesariamente el profesional universitario, aunque también. En otras palabras: para entrar en nuestras aulas no hace falta pasar por exámenes previos.

Se trata de que a la prensa le pasa como a la autoridad educativa: nos ignoran. Así cuando la Autoridad Educativa trata de mejorar el currículo de las EEOOII indefectiblemente lo empeora, devalúa, desintegra y disuelve , etc. para acabar defraudando a nuestra clientela natural (1). La adpatación del MCERL a España está mutilada en nuestro currículo: eso es un hecho incuestionable.

De forma ritual llevamos más de año y medio denunciando que el MEC y muchas Comunidades Autónomas engañan a la ciudadanía ofreciéndoles un Nivel Avanzado que no es Avanzado y rompiendo la unidad territorial un servicio que -con sus defectos- ha demostrado su eficacia y aprecio entre la población española.

Lo nuestro no es ritual es circular, cíclico e insistente como la peonza, el yo-yo, los fascículos...
_________________
(1) Ver entradas anteriores

Continuará