lunes, 1 de junio de 2009

En peligro

Nos acusaron de alarmismo....

_________________

Lenguas minoritarias en peligro

De las escuelas oficiales valencianas desaparecerán idiomas al modificarse el cupo de alumnos - Canarias elimina el japonés y cursos monográficos por la crisis

ELISA SILIÓ - Madrid - 01/06/2009

Cuando vienen las vacas flacas, los Gobiernos concentran sus esfuerzos en las enseñanzas obligatorias en detrimento de las que no lo son. Lo piensan los profesores de las Escuelas de Idiomas, que pronto celebrarán su centenario, y lo expresan por boca del presidente de su federación, Miguel Ángel Sánchez: "Lo que llaman optimizar beneficios".

Cuando vienen las vacas flacas, los Gobiernos concentran sus esfuerzos en las enseñanzas obligatorias en detrimento de las que no lo son. Lo piensan los profesores de las Escuelas de Idiomas, que pronto celebrarán su centenario, y lo expresan por boca del presidente de su federación, Miguel Ángel Sánchez: "Lo que llaman optimizar beneficios".

El curso está a punto de concluir, pero no pueden esperar a septiembre para movilizarse, aseguran. En Valencia, de facto menguarán los idiomas impartidos al aumentarse el número mínimo de alumnos por clase si salen adelante los planes del Gobierno autonómico; y en Canarias desaparecen primero de japonés (se cursará el próximo año sólo segundo) y los cursos monográficos. Para colmo, un informe elaborado por el sindicato CC OO denuncia una supuesta escasez de aulas y bibliotecas en las escuelas de idiomas de la Comunidad de Madrid. "Tememos recortes en otras comunidades", asegura Sánchez.

Los enseñantes valencianos protestan por el borrador del reglamento que prepara la Consejería de Educación. Se suprimirán los cursos en las localidades en las que no se consigan durante dos años seguidos 20 matriculados en los niveles básicos para los idiomas mayoritarios y 18 para los minoritarios. Y en los grados intermedios, 15 y 12 estudiantes, respectivamente. Con lo que, por ejemplo, en Castellón, peligrarían los grupos de ruso, chino, árabe y portugués, y los cursos de mañana de alemán o francés.

"¿Quién formará en idiomas a los trabajadores de la Copa de América, la Fórmula 1 o en la Ciudad de las Artes y las Ciencias?", se preguntan los docentes. La Comunidad Valenciana estuvo ya en el punto de mira en 2008, cuando cayeron placas de mármol de la EOI de la capital, evidencia, según sus profesores, de su precariedad.

"Tal y como se determinó en la última mesa negociadora del 6 de abril, la Conselleria elaborará un nuevo documento que presentará para su negociación. Por tanto, no existe ningún papel sobre la mesa para realizar valoraciones futuribles que no tienen base real", contesta un portavoz del Gobierno valenciano.

"Necesitamos un nuevo documento específico que regule el funcionamiento de nuestras escuelas. Estamos incluidos en secundaria con algunos puntos añadidos para escuelas de idiomas. Además, el nuevo documento tiene que hacerse llegar a las escuelas con tiempo para estudiarlo", reclaman los docentes de Elche.

"Hay personas interesadas en japonés, pero hay que racionalizar los recursos. No quiere decir que no vuelva a implantarlo en un futuro". Así argumenta el cese de las clases un portavoz de la Consejería de Educación de Canarias. "En la actual situación económica se ha preferido aumentar los cursos en inglés, que mantienen una demanda creciente, de forma coherente con las directrices de la Unión Europea", añade.

En febrero de 2008, esta consejería había anunciado a bombo y platillo las clases. Al eliminarse el primer curso -el año pasado hubo lista de espera- no se podrá repetir y probablemente en el año académico 2011-2012 no habrá suficiente alumnado para proseguir con un tercer nivel, porque serán pocos los que habrán aprobado el Nivel Básico II. Continuar las clases de japonés supondría pagar dos profesores a media jornada.

"En Canarias, por los puertos, hay mucha relación con coreanos y japoneses, así que conocer su lengua es muy útil. En Las Palmas hay una colonia bastante grande, incluso existen dos colegios japoneses", recuerda Norberto Ojeda, presidente de la asociación de docentes del archipiélago.

"Una salida podría ser redistribuir el profesorado", razona Ojeda. "No es lo ideal, pero podría ser una solución ofertar menos cursos ordinarios -con más alumnos por clase- e impartir algunos cursos de especialización. A lo mejor no en todas las escuelas, pero sí en una de la comarca", añade el profesor de idiomas.

El 80% de las 288 Escuelas Oficiales de Idiomas que hay en toda España, con 380.000 matriculados, organizan cursos para profesionales, como encomienda la Ley Orgánica de Educación (LOE). Pero en Canarias no proseguirán. Desde 2005, sus escuelas ofrecen más de 80 -sobre todo en inglés y alemán- a los que acuden 2.000 personas cada año. "Se pretende que mejoren las competencias comunicativas los comerciales, enfermeros, médicos, la Guardia Civil, el personal del aeropuerto...", enumera Ojeda. Y de nuevo, sale la crisis a relucir. "Hemos de restringir gasto. Y, además, ofertamos formación a través del Servicio Canario de Empleo, independientemente de la que ofrezcan ayuntamientos o Cabildos", se defienden en la consejería canaria de Educación.

En otras comunidades autónomas no hay ajustes, pero sí estancamiento. Por ejemplo, en Cataluña. "Para la escuela de Lleida pedimos chino y ruso, y en Tarragona les deniegan el italiano", cuenta Joan Ramon Zaballos, director de la EOI de Lleida y presidente de la asociación catalana de profesores de las escuelas de idiomas. "Son propuestas razonadas. El chino ha crecido exponencialmente: preguntamos a los alumnos de la escuela y 400 estaban interesados en matricularse. Y el ruso se reclama desde hace ocho años, cuando comenzó a recibirse mucho turismo de aquel país", recuerda.

© EDICIONES EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200

Continuará