viernes, 25 de noviembre de 2011

Porque no saben hablar, no entienden.



Porque las palabras no sirven, no les sirven. Están convencidos de que tienen que pisotear, si hace falta, para ganar, lo de convencer es el único lujo por el que no muestran interés.

Abramos los ojos: el liberalismo es su doctrina. Es muy simple: trasvasemos el bien público, que tanto ha costado conseguir, al negocio privado. 

Hoy es el descrédito de lo que hacemos los enseñantes de Madrid. Trasvasemos y potenciemos la educación concertada y la privada. Mañana, el cheque escolar.

La huelga siempre cuesta, es difícil para todos, pero es el medio último para que entiendan que no se puede hacer lo que les dé la gana con lo que es de todos. 
Hoy se trata de romper un poco más la estructura de funcionamiento de los centros educativos públicos. Mañana tendremos que defender los centros educativos asistenciales. Pasado mañana ni eso, si la situación económica lo aconseja.
Continuará