viernes, 19 de septiembre de 2008

Asi lo vemos nosotros

Los profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas de las Asociaciones de todo el país tenemos una importante cita el 26 de este mes. En ella vamos a debatir para lograr una propuesta común, o unos principios al menos, que ayuden a resolver los muchos problemas que las recientes iniciativas legislativas han causado en nuestra institución y en su servicio –enseñanza de idiomas a adultos.

Los problemas:

1. Devaluación de los niveles de enseñanza: el que el Ministerio de Educación se inhiba en el desarrollo curricular del nivel C para toda España, tal y como lo define el Marco Común Europeo de Referencia para toda la Unión Europea, causa un daño enorme a nuestro alumnado.

El que, vía convalidación, ese daño se extienda de forma retroactiva a los titulares de un Certificado de Aptitud o Certificado de Ciclo Superior lo hace palmariamente ilegal.

2. Dispersión institucional. Hoy por hoy el RD 1629 ha tenido un efecto disgregador en el servicio: el que cada Comunidad Autónoma pueda autorizar la ordenación del ciclo de nivel intermedio en uno, dos o más años académicos; o que para alcanzar el nivel intermedio “superior” (B2, del mismo Marco) se pueda invertir 5, 6 u 8 años, según la Comunidad Autónoma, e incluso, según la Escuela en que se curse estudios es, cuando menos, perturbador.

3. Confusión / ambigüedad o simple marketing: el que se defina al nivel B del MCER como “avanzado” en todo el territorio del estado es engañoso, más aún cuando el propio Marco Común Europeo de Referencia describe un nivel C para ese nivel de enseñanza. Aquí no vale el parcheo regional o local de ofertas educativas o “niveles C” si queremos promover o –al menos- facilitar la movilidad de la población adulta, que es la verdadera beneficiaria de nuestro servicio.

4. Planes de estudios y plantillas: alargar un currículo (de 5 a 6 u 8 años) para acortar su alcance –nivel de salida- es malo, peor aún si no se incrementan las plantillas, especialmente si al planificar nuestras enseñanzas no se estudia la situación de otros idiomas diferentes del inglés, francés, italiano y alemán, como es el caso.

5. Ordenación académica rígida: entender la enseñanza de idiomas a adultos como una mera acumulación de horas lectivas –horas de aula- seguidas de los correspondientes exámenes es desconocer el hecho de que los idiomas se hablan, se aprenden y se practican también fuera del aula. Amoldar de manera rígida enseñanza a certificación trae estos problemas. Amoldar uno o dos modelos a una veintena de idiomas trae consigo más problemas.

Por el contrario dar opciones (5 o 6 años para el intermedio)para el desarrollo de un nivel también da problemas. Puestos a estudiar las necesidades de ordenación "reales" hay que ser más imaginativos.

La identificación hora lectiva-hora de aprendizaje en el terreno de los idiomas para aprendices adultos se nos antoja obsoleta. Esa identificación desconoce los medios al alcance de los que practican la enseñanza y el aprendizaje de idiomas. Esa identificación desconoce la potencialidad del auto-aprendizaje. Desconoce el hecho de que cuanto más avanzado es el nivel del aprendiz, menos esencial le resulta el aula.


6. El entorno / el servicio: a nuestra autoridad parece importarle poco que las instituciones más destacadas en la enseñanza/certificación de idiomas de Europa hayan vinculado sin mayores traumas sus currículos anteriores al Marco a la totalidad de los descritos en el mismo (Niveles A, B y C).

Tal falta de sensibilidad no ha pasado desapercibida a la población española que necesita de la formación en idiomas extanjeros. Algunos se dan de bruces con la realidad cuando descubren que la institución a la que siempre han recurrido les alarga el currículo para quedarse cortos en la titulación. El número de firmas de profesores y alumnos descontentos con lo hecho así lo atestigua. Tampoco ha faltado el apoyo sindical unánime, el apoyo del Consejo Escolar del Estado, etc. que parecen haber abierto los ojos al Ministerio, aunque no estamos tan seguros de que tal sensibilidad haya mejorado en el nivel de la CCAA.

Seguro que otros ojos ven más problemas, o los plantean de forma diferente, o no ven problemas en absoluto y lo que tenemos está bien, por eso nos reunimos. Estamos muy inquietos porque las EEOOII nos importan mucho.

Continuará.