viernes, 29 de enero de 2010

Ya sabemos nuestro precio

Costamos 33 millones de euros anuales y prestamos servicio a 46.000 alumnos, dice a El País un portavoz de Educación del gobierno de la Comunidad de Madrid. Esta es una de las curiosidades que aporta el reportaje de El País sobre el exagerado, inoportuno, y arbitrario aumento de las tasas que hay que pagar por aprender en las Escuelas Oficiales de Idiomas de la Comunidad de Madrid.

Exagerado porque eleva las tasas de los cursos de perfeccionamiento de 3,01 euros/hora a 4 y 7 euros, según se trate de cursos de destrezas o de lenguajes profesionales, respectivamente. Exagerado porque introduce una nueva tasa administrativa de 19 euros.

Inoportuno, porque todos convendrán, incluso en Educación, que el momento no puede ser más inoportuno para una comunidad azotada por una terrible crisis post-especulativa que están pagando especialmente los que no tienen más que sus manos para ganar un sueldo.

Arbitraria, porque nadie entiende por qué el aumento es de 1 euro para unos cursos y de 4 para otros, cuando comparten profesorado, medios e instalaciones. Lo comparten todo menos el nombre, que naturalmente es diferente: idiomas para la empresa, el turismo, la sanidad, etc. O sea, seguimos enseñando sólo el idioma: aún no hemos hecho incursión alguna en los secretos de las distintas profesiones.

A pesar de todo, este no es nuestr0 único pesar. Ver más en la entrada anterior.

En El País -Madrid de hoy, 29 de enero de 2010, día en que celebramos el patrón de los enseñantes, lo dice mucho mejor que nosotros.

Continuará